jueves, 30 de julio de 2015

Uruguay 1930: Recuerdos con historia celeste

Con el lanzamiento del Museo de la Copa del Mundo de 1930, la conquista uruguaya recobra vigencia. Mientras en el mundo se pagan miles de dólares por los objetos ligados con el fútbol, una familia de coleccionistas salió a preservar la gloria del pasado.

Artículo publicado en la revista El Gráfico, en diciembre de 2001.
Por PABLO ARO GERALDES

Corría junio de 1973 y el viento soplaba por la 18 de Julio, la céntrica avenida de Montevideo. Como todas las mañanas, Rony Almeida, un ecuatoriano afincado en Uruguay, recorría las tiendas de antigüedades y visitaba a los diferentes marchands de numismática del barrio antiguo buscando piezas para coleccionar o simplemente para seguir con su oficio de compra y venta. Pasado el mediodía, decidió demorar el almuerzo y prefirió darse una última vuelta por un par de cambalaches y se detuvo en el negocio de un anticuario de la calle San José. Casi como una rutina, consultó a don Isidoro, el dueño del local, si había recibido alguna pieza que podría interesarle. “Fíjese en esa bolsa”, le respondió señalando un pequeño envoltorio de papel. Contenía anillos, medallas y cadenitas que a las dos de la tarde llevaría a la fundición, como lo hacía todos los días con el oro comprado.
Al revolver entre los pequeños objetos sacó una medallita y al leerla se le paró el corazón. De un lado decía “Coupe du Monde” y al darla vuelta leyó “Montevideo Juillet 1930” y entre laureles “José Nasazzi – Capitán”.
Un pedazo de la historia del fútbol estaba en sus manos, pero trató de serenarse. Simuló cierto desinterés y preguntó cuánto costaba. Sin saber ni interesarse por el pasado de la medalla, el dueño la tomó y la posó sobre la balanza. Se la cobró apenas un poco más de lo que costaban esos 25 gramos de oro.
De regreso a su casa, Almeida transpiró como nunca, pese al frío de la tarde. Apretando con fuerza esa medalla tomó el ómnibus hasta su departamento en Pocitos y trató de calcular cuánto valdrían esos gramos de oro.
Empezó a investigar y dio con un dato que realzaba el valor de la medalla, si comprobaba que era original, claro. La FIFA sólo le había dado una medalla de oro a Nazassi, el capitán, mientras que el resto de los campeones mundiales recibió una de plata y esmalte. ¿Podía ser esa que él tenía la auténtica?
Al tiempo decidió ofrecerla a la Asociación Uruguaya de Fútbol a diez mil dólares, pero le dijeron que no era el único que intentaba vender objetos relacionados con la primera Copa del Mundo, y que había muchos falsificadores. Uno de los empleados de la AUF saltó: “vayamos a ver a Andrés Mazali, que fue muy amigo de Nasazzi, él va a saber decir si es verdadera o no”. Mazali fue el arquero que junto a Nasazzi salió campeón olímpico en 1924 y 1928, y mantuvo su amistad hasta su muerte, en junio de 1968.
Golpearon a la puerta de la casa de Mazali y salió a atenderles un viejito con las piernas combadas por el reuma. Era el legendario arquero, y le mostraron la medalla. No llegó a responder, sólo se quebró en llanto acariciando la imagen dorada. “Es la de Pepe”, sollozaba, mientras identificaba el golpecito en la parte izquierda. “Es la que le dio Jules Rimet. La llevó un tiempo como llavero, pero después la guardó en una lata sobre el ropero –les relató Mazali–. Al tiempo de su muerte falleció la esposa y entonces la sobrina que ellos habían criado como a una hija las tuvo que vender para pagar la tasa judicial y poder cobrar la herencia”.
Esa medalla que estuvo a horas de convertirse en parte de un lingote, se convirtió en el comienzo del Museo de la Copa del Mundo 1930. “¿Cuánto quiere?”, le preguntaron a Almeida los hombres de la AUF. “Nada, ya no quiero venderla”.

Al rescate de la memoria
En cierto modo me quedé con la partida de nacimiento del fútbol uruguayo”, reflexionaba Almeida el pasado 20 de diciembre, día de la inauguración del Museo.
Fueron años de búsqueda y estudio. De recolección minuciosa. Y cada dato nuevo que iba conociendo le ensanchaba el horizonte de búsqueda. La numismática (colección de monedas) empezó a compartir horas con otros recuerdos de los años dorados del fútbol uruguayo. Pronto se encontró con un creciente número de insignias, entradas de partidos, tarjetas postales, fotos, autógrafos, revistas, todos objetos imposibles de ser tasados como el oro, pero de un valor incalculable. Porque todos, aunque no coticen como los metales preciosos, llevan consigo el precio impagable de la historia, de lo irrepetible.
Cuando me querían comprar la medalla de Nasazzi y me descalificaban por el alto precio que pedía, yo les preguntaba: ¿saben cuánto tiempo va a pasar hasta que Uruguay vuelva a ser campeón mundial? Ojalá me equivoque, pero quizá no vuelva a serlo nunca más”, explica Almeida, director del museo surgido de su propia colección.
En la muestra realizada en Montevideo con motivo de la inauguración, el museo abrió sus puertas de manera provisoria, ya que tras ser exhibido en Japón y Corea del Sur durante el Mundial, se instalará definitivamente en Miami. “Allí podrán ver estos objetos los hinchas de toda América Latina, ya que el valor histórico trasciende el sentimiento de lo uruguayos”, relata Almeida.
¿Qué puede encontrarse en el Museo? Todo lo relacionado con lo que los ingleses llaman “memorabilia”, una palabra que aún no tiene traducción al castellano pero que significa “objetos notables y dignos de recuerdo”.
Así aparece un afiche original del primer Mundial, un álbum de figuritas con las 13 selecciones participantes, entradas para las cuatro tribunas del estadio Centenario: Olímpica, América, Amsterdam y Colombes. Hay postales uruguayas rescatadas del olvido, algunas con sus matasellos originales, y fotos inéditas de los equipos, los partidos y la construcción del Centenario. Muchas fueron conseguidas en el Uruguay, pero otras, las más valiosas, tuvieron que ser compradas en Londres. ¿Por qué? Hace una década la movida de la memorabilia estalló entre los ingleses y salieron a saquear al mundo de sus recuerdos futbolísticos a cambio de muy poco dinero. Coleccionistas británicos aparecieron por Montevideo comprando por monedas revistas, álbumes, insiginias, todo… Y cuando los responsables del museo participaron de las subastas londinenses para repatriar los objetos debieron pagar sumas que se acumulaban en miles de dólares. “La medalla que recibió Bobby Moore en el Mundial de 1966 se remató en un millón de dólares; entonces, ¿cuánto vale la de Nasazzi, que además es única?” se pregunta Rony Almeida hijo, tan entusiasta del proyecto como su padre y sus hermanos.

Más allá del 30
El Museo de la Copa del Mundo de 1930 fue declarado de interés nacional por el gobierno uruguayo y contiene la colección más extensa de las que se conocen. Con 260 objetos catalogados supera largamente al de la propia AUF, que conserva una treintena.
La vedette de la muestra es la medalla de Nasazzi, la misma que Jules Rimet guardó en su valija y trasladó desde París junto a la Copa que años después llevaría su nombre. Pero la muestra se extiende a los cuatro campeonatos del mundo ganados por la Celeste. ¿Cuatro? Sí, porque los torneos de fútbol de los Juegos Olímpicos de París 24 y Amsterdam 28 fueron organizados directamente por la FIFA y al ganador se lo reconocía como campeón mundial, tal como lo testimonian escritos de la época. Está la foto original del festejo tras la conquista de la medalla dorada en el estadio de Colombes, cuando los uruguayos dieron una vuelta al campo de juego saludando a los parisinos que se habían enloquecido con su juego. Es la imagen de la primera “vuelta olímpica” de la historia del fútbol.

domingo, 26 de julio de 2015

Concacaf Gold Cup 2015: México campeón

México venció 3-1 a Jamaica en la final y se quedó con la 13ª edición de la Copa Oro de la Concacaf, el máximo torneo de selecciones organizado por la Confederación de Fútbol Asociación de Norte, Centroamérica y el Caribe.
Hubo acción en 14 estadios de 13 ciudades: Estadio Toyota (Dallas), Gillette Stadium (Boston), Sporting Park (Kansas City), StubHub Center (Los Angeles), Estadio BBVA Compass (Houston), BMO Field (Toronto), Soldier Field (Chicago), Estadio de la Universidad de Phoenix (Phoenix), Bank of America Stadium (Charlotte), M&T Bank Stadium (Baltimore), MetLife Stadium (Nueva York), Georgia Dome (Atlanta), PPL Park y Lincoln Financial Field (ambos de Philadelphia).
Todos los resultados:

GRUPO A
Estados Unidos - Haití - Honduras - Panamá
7/7 - Dallas: Panamá 1-1 Haití
7/7 - Dallas: Estados Unidos 2-1 Honduras
11/7 - Boston: Honduras 1-1 Panamá
11/7 - Boston: Estados Unidos 1-0 Haití
14/7 - Kansas City: Haití 1-0 Honduras
14/7 - Kansas City: Estados Unidos 1-1 Panamá
Posiciones: Estados Unidos 7 (+2), Haití 4 (0), Panamá 3 (0), Honduras 1 (-2).

GRUPO B
Canadá - Costa Rica - El Salvador - Jamaica
8/7 - Los Angeles: Costa Rica 2-2 Jamaica
8/7 - Los Angeles: El Salvador 0-0 Canadá
11/7 - Houston: Jamaica 1-0 Canadá
11/7 - Houston: Costa Rica 1-1 El Salvador
14/7 - Toronto: Jamaica 1-0 El Salvador
14/7 - Toronto: Canadá 0-0 Costa Rica
Posiciones: Jamaica 7 (+2), Costa Rica 3 (0), El Salvador 2 (-1), Canadá 2 (-1).

GRUPO C
Cuba - Guatemala - México - Trinidad y Tobago
9/7 - Chicago: Trinidad y Tobago 3-1 Guatemala
9/7 - Chicago: México 6-0 Cuba
13/7 - Phoenix: Trinidad y Tobago 2-0 Cuba
13/7 - Phoenix: Guatemala 0-0 México
16/7 - Charlotte: Cuba 1-0 Guatemala
16/7 - Charlotte: México 4-4 Trinidad y Tobago
Posiciones: Trinidad y Tobago 7 (+4), México 7 (+6), Cuba 3 (-7), Guatemala 1 (-2).


CUARTOS DE FINAL
18/7 - Baltimore: Estados Unidos 6-0 Cuba
18/7 - Baltimore: Haití 0-1 Jamaica
19/7 - New York: Trinidad y Tobago 1-1 Panamá (5-6 en penales)
19/7 - New York: México 1-0 Costa Rica

SEMIFINALES
22/7 - Atlanta: Estados Unidos 1-2 Jamaica
22/7 - Atlanta: Panamá 1-2 México

TERCER PUESTO
25/7 - Philadelphia: Estados Unidos 1-1 Panamá (2-3 en penales)

FINAL
26/7 - Philadelphia: Jamaica 1-3 México

Repasa el historial de la Copa Oro de la Concacaf.

Historial de la Gold Cup

Las primeras diez ediciones fueron regidas por la Confederación Centroamericana y del Caribe de Fútbol (CCCF), entidad fundada en 1938. En 1961 se fusionó con la North American Football Confederation (NAFC), dando origen a la Concacaf. El último torneo se celebró en 1971; después se consideró campeones a los ganadores de la eliminatoria para la Copa del Mundo. En 1991 el certamen resurgió como Gold Cup o Copa Oro. 
La NAFC también organizó torneos en 1947 y 1949, los mismos que hizo resurgir en 1990 y 1991, antes de la aparición de la Gold Cup.


C.C.C.F. Championship
1941 Costa Rica
1943 El Salvador
1946 Costa Rica
1948 Costa Rica
1951 Panamá
1953 Costa Rica
1955 Costa Rica
1957 Haití
1960 Costa Rica
1961 Costa Rica

N.A.F.C. Championship
1947 México
1949 México
1990 Canadá
1991 México

Campeonato de la Concacaf
1963 Costa Rica
1965 México
1967 Guatemala
1969 Costa Rica
1971 México

Eliminatoria mundialista de la Concacaf
1973 Haití
1977 México
1981 Honduras
1985 Canadá
1989 Costa Rica

Gold Cup
1991 Estados Unidos
1993 México
1996 México
1998 México
2000 Canadá
2002 Estados Unidos
2003 México
2005 Estados Unidos
2007 Estados Unidos
2009 México
2011 México
2013 Estados Unidos
2015 México

viernes, 24 de julio de 2015

Juegos Panamericanos Toronto 2015 - Torneo masculino de fútbol

El fútbol masculino en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 se disputará entre el 12 y el 26 de julio. Los ocho seleccionados participantes jugarán con equipos Sub-22.
Además del local Canadá, participan México, como campeón defensor, las 4 últimas selecciones posicionadas del hexagonal final del Campeonato Sudamericano Sub-20 de 2015 y los 2 primeros lugares de la Clasificación para el Campeonato Sub-20 de la Concacaf de 2015.
Este es el programa de partidos, a disputarse todos en el estadio Tim Hortons Field, de Hamilton:

Grupo A
Canadá - Brasil - Panamá - Perú
12/7: Panamá 2-1 Perú
12/7: Canadá 1-4 Brasil
16/7: Perú 0-4 Brasil
16/7: Canadá 0-0 Panamá
20/7: Brasil 3-3 Panamá
20/7: Canadá 0-2 Perú
Posiciones: Brasil 7 (+9), Panamá 5 (+1), Perú 3 (-2), Canadá 1 (-5).

Grupo B
México - Paraguay - Uruguay - Trinidad y Tobago
13/7: Trinidad y Tobago 0-4 Uruguay
13/7: Paraguay 1-1 México
17/7: México 1-0 Uruguay
17/7: Paraguay 5-1 Trinidad y Tobago
21/7: Trinidad y Tobago 2-4 México
21/7: Uruguay 1-0 Paraguay
Posiciones: México 7 (+3), Uruguay 6 (+4), Paraguay 4 (+3), Trinidad y Tobago 0 (-10).

Semifinales
23/7: Brasil 1-2 Uruguay
23/7: México - Panamá

Tercer Puesto
25/7: Brasil 3-1 Panamá

Final
26/7: Uruguay 1-0 México
Festejo celeste en Toronto.

Mira también el programa de partidos del torneo femenino de Toronto 2015.


HISTORIAL
Año - Sede
Oro / Plata / Bronce

1951 Buenos Aires
Argentina / Costa Rica / Chile

1955 México
Argentina / México / Antillas Holandesas

1959 Chicago
Argentina / Brasil / Estados Unidos

1963 São Paulo
Brasil / Argentina / Chile

1967 Winnipeg
México / Bermudas / Trinidad y Tobago

1971 Cali
Argentina / Colombia / Cuba

1975 México
México y Brasil / - / Argentina

1979 San Juan
Brasil / Cuba / Argentina

1983 Caracas
Uruguay / Guatemala / Brasil

1987 Indianápolis
Brasil / Chile/ Argentina

1991 La Habana
Estados Unidos / México / Cuba

1995 Mar del Plata
Argentina / México / Colombia

1999 Winnipeg
México / Honduras / Estados Unidos

2003 Santo Domingo
Argentina / Brasil / México

2007 Río de Janerio
Ecuador / Jamaica / México

2011 Guadalajara
México / Argentina / Uruguay

2015 Toronto
Uruguay / México / Brasil

Juegos Panamericanos Toronto 2015 - Torneo femenino de fútbol


El fútbol femenino en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 se disputará entre el 15 y el 25 de julio. Los ocho seleccionados participantes jugarán con equipos Sub-22.
Además del local Canadá, participan los 4 primeros del Campeonato Sudamericano Femenino de 2014 y los 3 del Premundial Femenino Concacaf de 2014.
Este es el programa de partidos, a disputarse todos en el estadio Tim Hortons Field, de Hamilton:

Grupo A
Argentina - Colombia - México - Trinidad y Tobago
11/7: México 0-1 Colombia
11/7: Argentina 2-2 Trinidad y Tobago
14/7: Argentina 1-3 México
14/7: Colombia 1-1 Trinidad y Tobago
18/7: Trinidad y Tobago 1-3 México
18/7: Argentina 0-2 Colombia
Posiciones: Colombia 7 (+3), México 6 (+3), Trinidad y Tobago 2 (-2), Argentina 1 (-4).

Grupo B
Canadá - Brasil - Costa Rica - Ecuador
11/7: Costa Rica 0-3 Brasil
11/7: Canadá 5-2 Ecuador
15/7: Brasil 7-1 Ecuador
15/7: Canadá 0-2 Costa Rica
19/7: Costa Rica 0-2 Ecuador
19/7: Canadá 0-2 Brasil
Posiciones: Brasil 9 (+11), Canadá 3 (-1), Ecuador 3 (-7), Costa Rica 0 (-7).

Semifinales
22/7: Brasil 4-2 México
22/7: Colombia 1-0 Canadá

Tercer Puesto
24/7: Canadá 1-2 México

Final
25/7: Brasil 4-0 Colombia
Brasileñas de oro.

Mira también el programa de partidos del torneo masculino de Toronto 2015.


HISTORIAL
Año - Sede
Oro / Plata / Bronce

1999 Winnipeg
Estados Unidos / México / Costa Rica

2003 Santo Domingo
Brasil / Canadá / México

2007 Río de Janerio
Brasil / Estados Unidos / Canadá

2011 Guadalajara
Canadá / Brasil / México

2015 Toronto
Brasil / Colombia / México

martes, 21 de julio de 2015

Una pasión compartida

El fútbol vuelve a reunir a los mejores jugadores de la Concacaf, pero también a encender las ilusiones de los aficionados de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe, que vibran con los colores de sus selecciones nacionales. Con sus estilos y costumbres, todos tienen una pasión compartida.

Reportaje publicado en el Programa Oficial de la Concacaf Gold Cup 2015.
Por PABLO ARO GERALDES

El fútbol es una seña más de identidad nacional. Cada seleccionado tiene un estilo propio y ese modo de vivir este deporte se traslada también a los aficionados, que en cada país vibran de una manera diferente con la pasión que despierta el balón. Sin embargo el fútbol genera una comunión tan fuerte que en las más distantes geografías hay sentimientos comunes, lazos de hermandad que solo puede comprender quien ama a sus colores.

José, Ryan, Diego, Yosvany y Oscar son cinco hinchas que durante julio vibrarán con la Copa Oro. Lo harán con las banderas de Costa Rica, Estados Unidos, Guatemala, Cuba y México, pero bien podrían ser como cualquier otro de la región Concacaf, como cualquier otro del mundo entero que ha cometido locuras por fidelidad a sus ídolos.

José Parreaguirre - Costa Rica
“Venciendo a Estados Unidos en San José, Costa Rica se aseguraba el pasaje al Mundial 2002, pero mis amigos y yo ya teníamos compromisos. Ronny se escapó del trabajo, Andrés rompió una cita y yo falté a un examen en la universidad... ¡Luego tuve que reponer con un dictamen médico! En el estadio llovió desde las 3 de la tarde hasta las 10 de la noche, nos mojamos de pies a cabeza; sobre el final, la TV nos enfocaba y teníamos que taparnos con las banderas para que no nos descubrieran. Al final lloramos juntos cantando la Patriótica Costarricense, celebrando el pase al Mundial”, cuenta José Parreaguirre. Algo parecido le ocurrió en La Habana a Yosvany Hernández: “por acompañar a la Selección en el estadio Pedro Marrero perdí un derecho de examen, justo de análisis matemático, con lo difícil que es”. Lo hizo con su gorra de béisbol de Industriales, la cábala que siempre lo acompaña para ver el futbol.

Ryan Youtz - Estados Unidos
Todos las supersticiones son válidas para apoyar a los colores amados. “Me pongo la camiseta que Clint Dempsey usó para el centenario de la US Soccer, que tiene un escudo majestuoso, y brindo con una cerveza americana”, cuenta Ryan Youtz, un estadounidense de Omaha, Nebraska, que alienta al equipo de las rayas y las estrellas desde que tenía 9 años, cuando su país organizó la Copa del Mundo 1994. “En ese verano me enamoré del fútbol: el impresionante tiro libre de Eric Wynalda contra Suiza, la victoria sobre Colombia y la caída con diez hombres ante Brasil en aquel 4 de julio, el Día de la Independencia, se grabaron para siempre en mi memoria y mi corazón”, recuerda.

Y en todos los casos, la niñez es el primer punto de contacto con esta pasión. Así lo testimonia Diego Ortiz, guatemalteco de 21 años: “tenía apenas 4 años cuando Juan Carlos Plata marcó ante Brasil para el 1-1, en 1998. Imborrable. Años después, pude asistir a un partido en la hexagonal final de la Eliminatoria camino a Alemania 2006 y ver el triunfo de mi selección 5-1 sobre Trinidad y Tobago”. Desde entonces, antes de cada juego camina desde el Obelisco de la capital hasta el estadio Mateo Flores para alentar al equipo chapín. Esa fidelidad es un factor común que recorre todo el continente.
Diego Ortiz - Guatemala

En México, Oscar González Garduño se enamoró del Tri a los 7 años, cuando vio el Mundial '94 por TV... en la escuela: “¡Estábamos muy nerviosos! Junto a todos mis amigos presenciamos la victoria sobre Irlanda”, cuenta. Pero el gran recuerdo data de la Copa Oro 2003: “fue mi primera vez en un estadio, y nada menos que en el Azteca, la catedral del futbol azteca, cuando México venció a Brasil con un golazo de Daniel Osorno. ¡Ver a tu selección levantar el trofeo es algo que jamás se olvida!”.

La selección es el sentimiento que une a un país, más allá del club de cada uno. Así lo entendió José, cuando Claudio Jara marcó para Costa Rica en un amistoso contra Corea del Sur, en 1987: “Jara era el ídolo goleador de Herediano y le pregunté a mi viejo, entre asombrado y decepcionado: '¿Por qué Jara juega con otro equipo?'. Entonces me explicó la existencia de la Selección y me llené de orgullo por su gol”.

Yosvany Hernández - Cuba
La alegría del fútbol atraviesa desde Panamá hasta Alaska, desde las nieves hasta las arenas blancas. “En Cuba nos juntamos frente al televisor con una botellica de ron. Y si se juega en La Habana, acompañamos a todo sol y con mucho canto. Nuestro estadio no estará en muy buenas condiciones, pero no todos los días puedes ver un juego oficial con jueces FIFA, no hay que faltar cuando compiten nuestros gallardos Leones del Caribe”, se entusiasma Yosvany. A la distancia, Diego se prepara para una ceremonia similar, junto a seis amigos, “todos vestidos con la camisola de Guatemala”, soñando con romper el dominio de Estados Unidos y México en el historial la Copa Oro: “Por su potencial, los mexicanos son el rival más temido, pero el clásico que siempre se quiere ganar es ante Costa Rica, el eterno rival de Centro América”.

Oscar González Garduño - México
Todos tienen un adversario a vencer, pero lo más importante es juntarse detrás de la divisa nacional. “Cuando la selección juega, la mayoría de los mexicanos podemos unirnos por una pasión en común, y eso es lo bello de este deporte. Sea cual sea el rival, sin importar dónde jueguen, siempre tenemos la playera bien puesta y estamos listos para gritar ¡Gol!”, se emociona Oscar. El gol es el momento del abrazo con el amigo, el compañero de grada o el desconocido. Bien lo grafica José: “Cuando Costa Rica marcó el segundo gol en el Aztecazo (1-2 en junio del 2001), mi hermano y yo salimos gritando como locos a la calle… por pura coincidencia, el vecino que vive enfrente salió gritando de la misma manera con su papá y el de al lado también, todos en pleno centro de la calle. Venía un taxi a toda velocidad, el conductor frenó, se bajó y ¡se abrazó con nosotros! ¡Ese gol lo gritamos como si fuera de campeonato mundial!”.

El poder del fútbol es tan grande como el de la amistad. “He conocido a personas increíbles que viajan a alentar a los Estados Unidos -concluye Ryan-. Ni siquiera vivimos en las mismas ciudades, pero nos seguimos encontrando en partidos por todo el mundo. Ellos son como una gran familia para mí”.

No importa la nacionalidad, compartimos la misma pasión con distintos colores. Adversarios sí, enemigos nunca. ¡Viva la Copa Oro!

sábado, 18 de julio de 2015

Juegos del Pacífico 2015: Nueva Caledonia campeón


Nueva Caledonia venció a Tahití 2-0 y ganó la medalla de oro en el torneo de fútbol de la 15ta edición de los Pacific Games, o Juegos del Pacífico, el mayor acontecimiento de la región, que este año se disputó en Port Moresby, Papúa / Nueva Guinea.
En el certamen participaron selecciones Sub-23. Aquí todos los resultados:

GRUPO A
Estados Federados de Micronesia - Fiji - Tahití - Vanuatu
3/7: Tahití 30-0 Estados Federados de Micronesia
3/7: Fiji 1-1 Vanuatu
5/7: Estados Federados de Micronesia 0-38 Fiji
5/7: Tahití 2-1 Vanuatu
7/7: Vanuatu 46-0 Estados Federados de Micronesia
7/7: Fiji 0-0 Tahití
Posiciones: Tahití 7 (+31); Fiji 5 (+38); Vanuatu 4 (+45); Estados Federados de Micronesia 0 (-114).

GRUPO B
Papúa Nueva Guinea - Islas Salomon - Nueva Caledonia - Nueva Zelanda
3/7: Nueva Zelanda 2-0 Islas Salomon
3/7: Papúa Nueva Guinea 0-1 Nueva Caledonia
5/7: Nueva Caledonia 1-0 Islas Salomon
5/7: Papúa Nueva Guinea 0-1 Nueva Zelanda
7/7: Nueva Zelanda 5-0 Nueva Caledonia
7/7: Papúa Nueva Guinea 2-1 Islas Salomon
Posiciones: Nueva Zelanda 9 (+8); Nueva Caledonia 6 (-3); Papua Nueva Guinea 3 (-1); Islas Salomon 0 (-4).


SEMIFINALES CLASIFICACIÓN OLÍMPICA
10/7: Fiji 3-1 Papúa Nueva Guinea
10/7: Nueva Zelanda 0-2 Vanuatu

FINAL CLASIFICACIÓN OLÍMPICA
12/7: Fiji 0-0 Vanuatu (4-3 en penales)
Fiji gana un lugar en el torneo de fútbol de los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016.


SEMIFINALES
15/7: Nueva Caledonia 2-1 Fiji
15/7: Papúa Nueva Guinea 1-2 Tahití

TERCER PUESTO
17/7: Papúa Nueva Guinea 2-1 Fiji

FINAL
17/7: Nueva Caledonia 2-0 Tahití
Nueva Caledonia, el campeón

Los 22 países insulares de la zona cubierta por la Comunidad del Pacífico y cuyos comités olímpicos están representados en el Consejo de los Juegos:

HISTORIAL DE LOS JUEGOS DEL PACÍFICO

1963 - Suva, FijiNueva Caledonia
1966 - Nouméa, Nueva CaledoniaPolinesia Francesa
1969 - Port Moresby, Papua Nueva GuineaNueva Caledonia
1971 - Papeete, TahitíNueva Caledonia
1975 - GuamTahití
1979 - Suva, FijiTahití
1983 - Apia, Samoa OccidentalTahití
1987 - Nouméa, Nueva CaledoniaNueva Caledonia
1991 - Port Moresby/Lae, Papua Nueva GuineaFiji
1995 - Papeete, TahitíTahití
1999 - Guamno se disputó torneo de fútbol
2003 - Suva, FijiFiji
2007 - Apia, SamoaNueva Caledonia
2011 - Nouméa, Nueva CaledoniaNueva Caledonia
2015 - Port Moresby, Papua Nueva GuineaNueva Caledonia
2019 - Nukuʻalofa - Tonga

Las Nuevas Hébridas cambiaron su nombre por Vanuatu tras la independencia. Tahití juega como Polinesia Francesa en los tres primeros torneos. Tahití es la isla principal de la Polinesia Francesa.

lunes, 13 de julio de 2015

El comienzo de los mundiales de fútbol

Aquí empezó la primera Copa del Mundo. Una larga investigación reveló en Montevideo dónde estaba el punto central del viejo Field de Pocitos, reducto de Peñarol, donde el mexicano Felipe Rosas puso en movimiento la historia más apasionante de la historia del deporte.

Artículo publicado en la revista FIFA World, en diciembre de 2009
Por PABLO ARO GERALDES

La vida transcurre tranquila por la esquina de Charrúa y Coronel Alegre, en el barrio de Pocitos, Montevideo. Los niños marchan a la escuela, las señoras hacen sus compras y los taxistas la cruzan sin saber que están transitando un sitio histórico en la historia del fútbol.
Algunos de los vecinos tienen una vaga referencia: saben que allí se encontraba una estación terminal de tranvías. Es verdad: hasta 1906 los tranvías montevideanos era tirados por caballos y al lado de las estaciones solía haber un campito para que los animales descansaran y pastaran. Pero cuando la electricidad comenzó a alimentar a este popular transporte, el gran predio de Pocitos perdió sentido. La empresa de tranvías se lo ofreció al club Peñarol para que erigiera allí su estadio.
Así, en 1921 el equipo aurinegro estrenó su humilde cancha, diseñada con astucia por el arquitecto Juan Antonio Scasso, para aprovechar el terreno que se abría en diagonal desde el cruce de Rivera y Pereira.
Cuando el Congreso de la FIFA celebrado en Barcelona en 1929 determinó que la primera Copa Mundial se disputase en Uruguay, el gobierno decidió construir el magnífico estadio Centenario. Pero desde la comunicación oficial a la fecha de comienzo del torneo hubo solamente 12 meses para levantarlo. Entre planos, permisos y preparativos, las obras comenzaron en septiembre de 1929. Y aunque se trabajaba las 24 horas con inmensos reflectores, las lluvias del otoño austral obligaban a detener las tareas. El tiempo se agotaba.
Cuando las autoridades uruguayas entendieron que era imposible abrir las puertas del Centenario el 13 de julio, trasladaron los dos partidos que comenzarían la Copa a las modestas canchas de Nacional y Peñarol, en el Parque Central y Pocitos, respectivamente. La inauguración oficial del Centenario quedó para el match Uruguay-Perú, el 18 de julio, día del centésimo aniversario de la Jura de la Constitución. El Parque Central se mantiene en el mismo lugar que hace ocho décadas, pero el Field de Pocitos fue devorado por el avance de la ciudad, por el progreso, en una bonita zona de la capital uruguaya, cercana a la Rambla.
Francia, en el field de Pocitos.
Los testimonios dicen que aquel 13 de julio la tarde estaba muy fría y que apenas si llegaba a las mil personas la concurrencia en Pocitos para ver Francia-México. A las 15 horas el árbitro uruguayo Domingo Lombardi hizo sonar su silbato para que Felipe Rosas, centrodelantero del Atlante de México, impulsase el balón por primera vez. Seguramente ninguno de los protagonistas lo sabía, pero estaban dando inicio a la historia más apasionante, la que en pocas décadas atraparía al planeta entero. Otro hecho único ocurrió al minuto 19, cuando el francés Lucien Laurent recibió un centro de Ernest Liberati y sentenció con una bolea al arquero azteca Oscar Bonfiglio. Era el primer gol de la historia de la Copa del Mundo, el primero de los 2379 que se suman hasta hoy. Finalmente los franceses vencieron 4-1 y se retiraron de la cancha cantando La Marsellesa.

Un arqueólogo del fútbol
Hasta aquí la historia conocida. Pero en 1933 Peñarol dejó el Field de Pocitos, en 1937 se trazaron las calles y en los años ’40 la urbanización ya había sepultado aquel histórico terreno.
Arq. Enrique Benech
Los uruguayos aman su rica historia futbolística y tienen un importante Museo del Fútbol bajo las tribunas del Centenario. Pero nadie parecía preguntarse por la vieja cancha de Peñarol, donde rodó la primera pelota mundialista. Fue entonces que al arquitecto Enrique Benech decidió emprender una pesada investigación, digna de un arqueólogo: determinar con exactitud dónde estaba la cancha; encontrar bajo el asfalto y bajo las casas el punto central y el lugar donde estaba el arco de aquel gol inaugural de Laurent. Se integraron al equipo Juan Capelán, Eduardo Rivas, y otros colaboradores en diversas áreas.
¿Con qué elementos contaba? Pocos. No quedan registros de planos en la Intendencia Municipal de Montevideo ni en el Instituto de Historia de la Facultad de Arquitectura. Tampoco está guardada la Memoria del club Peñarol correspondiente a la construcción de las tribunas. ¿Y en la Biblioteca Nacional? Nada. Ni siquiera en la vieja estación Pocitos le pudieron ayudar: solamente guardaban dos fotos del Tranvía 35.
Foto aérea de 1926
Hasta que Benech y su equipo tuvieron acceso a una fotografía aérea de 1926 en la que se veía toda la cancha con una pequeña tribuna techada, junto a un corner. Era un dato. Superponiendo planos y fotografías podrían aproximarse al lugar en el que estaba el campo de juego pero: ¿en cuál de los dos arcos marcó Laurent su gol? Había que buscar documentos, hallar un plano, encontrar un permiso municipal, al menos una referencia oral o escrita confiable. No existía el GPS en los años ’20, si no todo hubiese sido más fácil. El plano de fraccionamiento del terreno realizado por los agrimensores Alberto de Artega (padre e hijo) en diciembre de 1941 sumó datos. “Este plano nos define con total precisión los límites del predio, que se visualizan hoy claramente transformados en medianeras edilicias”, explica el Arq. Benech en su estudio de Montevideo. El entusiasmo era incontenible. La Brigada de Sensores Aereoespaciales de la Fuerza Aérea Uruguaya suministró cuatro ampliaciones de esa foto aérea de 1926. La cancha, de 109 x 73 metros surgía entre las edificaciones actuales como una foto en el líquido revelador.

La historia resurge
El resultado de la paciente investigación fue presentado en el estadio Centenario. Allí, entre los concurrentes estaba Raúl Barbero, que en 1930 tenía 12 años y asistió a ese partido junto a un tío. De niño ya quería ser periodista y, junto a su amigo Hugo Alfaro, hacía una revista deportiva escrita a mano en hojas escolares y con fotos recortadas de otras revistas, prolijamente pegadas. La llamaron “Centenario Sport”. Llegaba la Copa Mundial y decidieron hacer una “edición especial”, por lo que necesitaban “cubrir” todo lo concerniente al torneo: fueron al puerto y vieron bajar del buque Conte Verde a Jules Rimet seguido por las delegaciones de Francia, Rumania, Bélgica, Yugoslavia y Brasil, que en Río de Janeiro se había sumado a la travesía. Y, por supuesto, debían estar en los dos partidos que abrirían el campeonato a la misma hora. Hicieron un sorteo y a Raúl le tocó en suerte ir a Pocitos. La revista tenía una circulación muy limitada: hacían solamente un ejemplar que prestaban a los niños del barrio “bajo juramento de devolución a los fundadores, directores, redactores, administradores, editores y distribuidores. Nosotros dos, obvio”, según le contó con humor al diario El País cuando se cumplieron 75 años.
Tres cuartos de siglo después los recuerdos de Barbero pueden volverse imprecisos, pero no olvidó el frío de la tarde ni aquel primer gol francés. Tenía en sus manos la única fotografía que se conserva, esa que permite determinar que el gol fue en el arco norte, hoy tapado mitad por la vereda y mitad dentro de la casa que lleva el número 1324 de la calle Coronel Alegre.
Aquí estaba el arco en
el que Laurent marcó el
primer gol de los mundiales
Allí fue implantada una escultura que recuerda la portería que le tocó defender al arquero mexicano. Pero si los franceses tienen el honor del primer gol, a México nadie le quitará la distinción de haber puesto en marcha esta inmensa historia. Y un monolito señala también ese punto central donde todo comenzó, a un par de metro de un lavadero de ropa, junto a los autos estacionados en la acera.
El Arq. Benech y su equipo lograron que una familia, doblando la esquina, autorice a excavar en su predio. Tenían una pista: “un matrimonio que vive en la calle Charrúa quiso enterrar en su jardín a su perrito que había muerto. La pala encontraba resistencia en la tierra: allí encontraron parte de la estructura del estadio de Peñarol”. Y en esa cuadra, en los patios de las casas de algunos vecinos quedan restos del antiguo talud del estadio, un terraplén que oficiaba de precaria tribuna. El misterio se había terminado...

Mario Götze marcó en Río de Janeiro el último gol de la historia de los mundiales. En junio de 2018 ese dato caducará. Pero el que permanecerá por siempre inalterado es aquel zapatazo de Laurent, ese que se seguirá gritando en francés en la silenciosa y tranquila tarde del barrio de Pocitos, en la lejana Montevideo.

Así lucía el Field de Pocitos

domingo, 12 de julio de 2015

Albert Roca: "La historia está para cambiarla"

El catalán Albert Roca asumió un desafío difícil: comandar a El Salvador hacia los primeros escalones de la Concacaf, un sitio que supo ocupar con dos participaciones en Copas del Mundo. Un diálogo para conocerlo, antes de la Gold Cup 2015.

Entrevista publicada en el Programa Oficial del la Concacaf Gold Cup 2015
Por PABLO ARO GERALDES

Catalán de Granollers y barcelonista de pura cepa, Albert Roca está compenetrado con la identidad futbolística del FC Barcelona. Entre 2003 y 2008 se desempeñó como segundo entrenador en el club y ha trabajado con Ronaldinho, Andrés Iniesta, Xavi Hernández, Rafa Márquez, Dani Alves, Carles Puyol, Samuel Eto'o, Yaya Touré, Thierry Henry y tantos otros genios del balón, pero por sobre todo, con un jovencito recién llegado, bastante tímido, llamado Lionel Messi, a quien vio evolucionar hasta convertirse en el número uno del fútbol mundial.
Su periplo laboral lo llevó, siempre como entrenador adjunto del holandés Frank Rijkaard, al Galatasaray turco y luego a la selección de Arabia Saudita. Sus conocimientos y su basta experiencia lo impulsaron a aceptar un nuevo desafío: conducir a El Salvador, cargo que asumió en mayo del año pasado.

Sus años en el Barça generaron buena parte del material de la “Metodología del Fútbol” a partir del cual escribió su libro “El proceso de entrenamiento en el Fútbol. Metodología de trabajo en un equipo profesional”. Tiene claro el proceso de evolución de un equipo, pero al arribar a San Salvador lo esperaba un arduo trabajo: “Cuando llegué recién se había aclarado el tema de los amaños de partidos y la selección llevaba un año sin competición oficial. Prácticamente todos los jugadores involucrados integraban la selección y muchos fueron sancionados de por vida. Había que empezar de cero y no es nada fácil. Afortunadamente me encontré con un grupo de jugadores muy jóvenes con muchas ganas y mucha ilusión de hacerlo bien y llegar lejos en el futbol”.

-¿Qué nivel encontró? ¿Hacia dónde encaró su trabajo con los jugadores salvadoreños?
-Empezamos a introducir a los jugadores en la metodología que siempre hemos utilizado para entender el futbol desde el Barcelona; desde otra perspectiva de una intensidad superior. En el inicio se crecía más en los conceptos técnico-tácticos y estratégicos que en los físicos, que venían bien. En una selección uno siempre va a escoger a los que están mejor capacitados. Los conceptos de presión alta, de líneas juntas, de buscar a nivel táctico sacar partido... eso no es fácil, porque durante la formación de estos jugadores quizá no se han desarrollado estos conceptos como uno quisiera.

-Pero los encontró receptivos a la idea...
-Sí, totalmente. Ellos se encuentran a gusto por la manera de trabajar, porque saben que llegan y están con el balón desde el primer minuto hasta el último. Además tenemos un videoanalista que graba todos los partidos y nosotros le damos al jugador el feedback positivo o las acciones que hagan falta para rentabilizar al máximo ese conocimiento.

-No debe ser fácil inculcar un estilo, ideas nuevas...
-Uno tiene que llegar y analizar. Uno viene con un estilo, como el del Barcelona, con un 4-3-3 definido, y hay que ver qué es lo que se puede hacer, ver qué jugadores hay y luego determinar qué tipo de sistema se puede implementar y qué variantes emplear. Desgraciadamente estaba muy lejos de lo que uno piensa y de lo que a uno le gustaría hacer, pero por otro lado se da la oportunidad de encarar otro tipo de proyecto para sacar el máximo rendimiento posible.

-Tampoco hubo mucho tiempo antes de saltar a la cancha.
-Desde el principio tuvimos compromisos muy complicados, jugamos contra España, contra Costa de Marfil... y al cabo de apenas quince días de haber llegado, tanto el rendimiento como los resultados (NdR: derrotas 0-2 y 1-2) estuvieron muy bien, dadas las circunstancias. Después de pasados estos amistosos, empezamos a trabajar a medio y largo plazo, para que el equipo tuviera un enganche en la afición.

-¿Cómo fueron estos meses de trabajo?
-Tuve que centrarme en qué tipo de jugador podía realmente aprovechar. Buscar a los legionarios que estuvieran fuera del país y hacer un seguimiento cada semana a los que compiten en la liga local, para hacer una buena mezcla entre ellos. Un jugador bueno hace mejor a otro compañero. Y aunque las diferencias no sean tan grandes, es evidente que los jugadores que están en el exterior aprovechan las condiciones que tienen a su alcance, la calidad de las canchas que les permiten desplegar un juego con otra intensidad. Aquí las canchas son realmente muy malas... No podemos cambiar todas las circunstancias de golpe, pero estamos intentando mejorar.

-¿Qué opinión le merecen los adversarios del Grupo B?
-Tenemos una media que apenas superamos los 24 años y nos falta experiencia. Estaremos jugando contra rivales muy complicados, temibles, contra los que la historia no nos juega a favor. En la edición 2009 se dio el mismo grupo y, tras vencer a Costa Rica; Canadá y Jamaica y acabaron eliminando a El Salvador. Habrá que tenerlos muy en cuenta, pero la historia está para cambiarla. Son circunstancias muy cambiantes, equipos diferentes, nosotros tenemos un equipo joven con el que le vamos a competir a todos.
Canadá es un equipo fuerte en el que prevalece el sentido táctico. Están con Benito Floro que es un viejo zorro. El físico y la envergadura de los canadienses obligará a que le juguemos muy bien si realmente les queremos ganar. Una victoria en ese primer partido sería vital, porque luego nos encontraremos con Costa Rica, que es un rival en principio superior y vamos a intentar darle batalla posible para sacar un resultado positivo. Pero la experiencia, evidentemente, juega a su favor; están en un momento dulce, con jugadores que han subido un peldaño, que han competido en un muy alto nivel y encima han tenido éxito. Vemos complicado poder sacar un buen resultado pero lo vamos a intentar. Y Jamaica ya sabemos que es un rival muy fuerte en lo físico, un equipo en el que prevalece la velocidad, con gente en Inglaterra. No nos van a dar ningún tipo de facilidad y tendremos que dar el todo por el todo para pasar a la siguiente ronda.

-¿Es especial que se juegue en Norteamérica?
-Sí, creo que nos tenemos que aprovechar de todo el apoyo que tendremos de la gran comunidad salvadoreña. Tiene que ser un aliciente, no una presión; que nos sintamos como en casa. Los tres partidos van a ser muy competidos y a esas pequeñas cositas hay que sacarles ventaja e inclinar la balanza a nuestro favor.

-El único éxito salvadoreño a nivel regional fue en 1943. Desde 1991, cuando el torneo tomó el formato de la Gold Cup, el dominio de México y los Estados Unidos parece incontestable. ¿Puede El Salvador encaramarse de nuevo en lo alto de la Concacaf? 
-Sí, pero lo que pasa es que cada día perdido es, a futuro, un año perdido. Tenemos que estar preparados para intentar arreglar problemas que nos están limitando. Ya hablamos de los campos, pero también hablaría yo de la formación. Tienen que haber más y mejores entrenadores, un scouting hecho en el país mucho mejor, un trabajo de base con una metodología más moderna, se tiene que sacar mayor partido a todo esto... La liga profesional también tiene que mejorar. Hay muchos apartados en los que hay que ir hacia arriba para que el equipo nacional sea competitivo. Ya vemos cómo triunfan naciones con poca población, como Uruguay u Holanda, donde las cosas se hacen bien. Nosotros somos un país muy pequeño, somos el Pulgarcito de América pero si hay un trabajo paralelo que funcione bien los resultados irán creciendo.


LA CARRERA DE ALBERT ROCA

Nació el 20 de octubre de 1962, en Granollers, Cataluña, España.

Trayectoria como jugador: Centre d'Esports L'Hospitalet (1982/83), Sabadell (1983/84), Aragón (1984/86), Sabadell (1986/87), Real Zaragoza (1987/88), Atlético de Madrid “B” (1988/90), Palamós (1990/92).

Trayectoria como entrenador: Club Esportiu Europa (1998/2000), Manlleu (2000/01), Sabadell (asistente, 2001/02), Barcelona (asistente, 2003/08), Galatasaray (asistente, 2009/10), Selección de Arabia Saudita (asistente, 2011/13), Selección de El Salvador (desde 2014).

sábado, 11 de julio de 2015

Acción sin precedentes de Israel contra el racismo del Beitar Jerusalem

En un quiebre histórico con la política anterior, el gobierno israelí convoca al Beitar Jerusalén (club de la derecha nacionalista) a discutir su política abiertamente racista de negarse a contratar a jugadores israelíes-palestinos, que se encuentran entre los mejores del país.

Traducción del artículo publicado por James M. Dorsey (*) en la web The Turbulent World of Middle East Soccer

La jugada llega semanas después de que la Israel Football Association (IFA) se adelantara por poco al pedido de resolución presentado por la Palestinian Football Association (PFA), que reclamó la suspensión de Israel en la FIFA, por su incapacidad para acabar con el racismo en fútbol israelí. En un compromiso, la PFA retiró su demanda en favor de la creación de un comité de la FIFA para supervisar los esfuerzos israelíes para atender los reclamos palestinos.

La decisión de esta semana del gobierno israelí le da credibilidad a la acusación de la PFA sobre racismo y la discriminación y critica la IFA, la única asociación de fútbol de Oriente Medio que tiene un programa de lucha contra el racismo formal, incluso si su aplicación ha sido menos vigorosa para frenar los excesos de la base xenófoba y rabiosamente racista de hinchas del Beitar Jerusalem.

Esta medida también es un reconocimiento de que las medidas disciplinarias de la IFA contra el Beitar, que tiene el peor récord de disciplina en la Israeli Premier League a causa del racismo de su hinchada, hasta ahora no han logrado convencer al club de corregir sus actitudes.

Jugadores de Beitar Jerusalén con una pancarta que dice
"partidos amistosos contra la violencia" antes de enfrentar al
Bnei Sakhnin, equipo árabe-israelí, en un ambiente muy cargado.
La IFA ha multado varias veces al Beitar, fundado como club nacionalista militante, apoyado desde sus inicios por líderes de la derecha israelí, hasta el primer ministro Benyamin Netanyahu, y quitado puntos, sanciones que no han sido suficientes para que el club actuara contra su hinchada. Para ser justos, lo mismo puede decirse del gobierno, que ha tenido múltiples oportunidades para convocar al Beitar a comparecer ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo del Ministerio de Economía para justificar su negativa a contratar futbolistas palestino-israelí.

Mohammad Ghadir
Una de las oportunidades más evidentes fue en 2011 cuando el delantero israelí-palestino Mohammad Ghadir (entonces en el Macabí Haifa) expresó su intención de pasar al Beitar Jerusalem, pero fue rechazado. "Me adaptaría perfecto al Beitar, y el equipo me iba como anillo al dedo. No tengo ningún reparo en mudarme para jugar para ellos", dijo en ese momento Ghadir. Beitar se negó a contratar a otros dos futbolistas palestinos, Abbas Suan y Ahmed Saba'a, que también habían aceptado jugar para el club.

La convocatoria de esta semana fue seguida por la negativa del Beitar de cumplir con el pedido de la comisión en abril de cambiar su política de no contratar jugadores palestinos. Ahora, la jugada del gobierno parece diseñada como un contrapeso al esfuerzo palestino para que la FIFA suspenda a Israel.

Sin un pretexto inmediato en el momento de negarse a contratar un jugador, el timming de la medida gubernamental parece más impulsada por asuntos locales y geopolítica. La convocatoria al Beitar contrarresta el uso del miedo anti-palestino impulsado por Netanyahu con fines electorales, una táctica que hasta fue criticada por Barack Obama, principal aliado de Israel.

Bandera con el logo del proscripto partido racista Kach.
El Beitar fue fundado en 1936 por miembros del movimiento Beitar, nacido en 1923 en Letonia, como parte de la tendencia revanchista sionista. El fundador, Zeev Jabotinsky, un exreportero de guerra ucraniano, buscó imbuir a sus miembros con un espíritu militar. El club inicialmente atrajo a muchos de sus jugadores e hinchas de Irgun, un grupo nacionalista extremo de resistencia judía paramilitar que emprendió una campaña violenta contra las autoridades del Mandato Británico. Como resultado, muchos de ellos fueron exiliados a Eritrea en los años 1940. Muchos de los miembros del grupo de la hinchada llamado La Familia (así, en español) son partidarios del proscripto Kach, el partido violento y racista que fue encabezado por el asesinado rabino Meir Kahane. La Familia suele exhibir en las tribunas símbolos de Kach.

El primer himno del Beitar refleja la política del club, glorificando a un "guerrilla armada racista y dura, un ejército que se llama hinchas del Beitar". Ese espíritu todavía florece cuando los fans de Beitar se cruzan con rivales de equipos palestinos. Su apoyo alcanza un tono febril cuando entonan cánticos racistas antiárabes y atacan el Profeta Mahoma.


Los partidos del Beitar a menudo se parecen a un campo de batalla de Medio Oriente. Los hinchas del núcleo duro del club (hombres de origen sefaradí de Medio Oriente y el norte de África que definen su apoyo como subversivo y contra el establishment ashkenazi del país) se deleitan con su condición de chicos malos. Su aversión a los judíos ashkenazi de extracción de Europa del Este, arraigado en el resentimiento contra la discriminación social y económica, rivaliza con su desprecio por los palestinos.
“Soy racista. Odio a los árabes… Si vienen musulmanes,
los fans quemaremos el club. Eso no puede ocurrir.
Árabes y Beitar de Jerusalén no se mezclan”

La Familia provocó una rara indignación nacional en 2013 cuando se desplegó una bandera afirmando que "Beitar siempre permanecerá puro" en protesta contra la breve contratación de dos jugadores musulmanes de Chechenia. Fue el uso de un lenguaje asociado con el nazismo alemán lo que desató la indignación contra esta expresión racista.

El fracaso para enfrentar seriamente a La Familia ha atrincherado percepciones palestinos de una sociedad israelí que es inherentemente racista. Ahmed Tibi, miembro palestino-israelí del Parlamento, le echa la culpa de los excesos de La Familia a los líderes políticos y deportivos israelíes: "Durante años, nadie trató de detenerlos, ni la policía, ni el club, ni la fiscalía general ni la Israel Football Association".

(*) James M. Dorsey es un alto miembro de la S. Rajaratnam School of International Studies y de la Universidad Tecnológica de Nanyang en Singapur, codirector del Institute of Fan Culture of the University of Würzburg y autor del blog The Turbulent World of Middle East Soccer, que próximamente se convertirá en un libro con el mismo título

jueves, 9 de julio de 2015

El fútbol en los Estados Federados de Micronesia

Los Estados Federados de Micronesia son un archipiélago independiente de 607 islas, localizado en el Océano Pacífico, al noreste de Papúa Nueva Guinea, en la región de Micronesia. Su selección es noticia por un récord nada agradable.

Actualización del artículo publicado en abril de 2010.
Por PABLO ARO GERALDES

El número es demoledor: 114 goles en contra en sólo tres partidos de los Juegos del Pacífico 2015 le valieron en la prensa internacional el penoso tí tulo de "peor equipo del mundo". Puede ser desde lo estadístico, pero detrás de tan pobre desempeño hay una historia por conocer.
En 1999 se fundó la Federated States of Micronesia Football Association (FSM-FA) y la selección comenzó una tibia actividad, pero dejó de tener competencia internacional en julio de 2003. Desde entonces, el fútbol se redujoa la actividad de los cuatro estados que componen el país: Yap, Chuuk, Kosrae y, principalmente, Pohnpei. En este último estado está Palikir, la capital federal. Casi todas las islas son atolones y arrecifes coralinos asentados sobre cordilleras submarinas, y en muchos casos antiguos volcanes como sucede en Chuuk, donde el perímetro de la laguna del atolón es un emerger de corales asentados sobre un cráter volcánico.
Chuuk - Kosrae - Pohnpei - Yap
Algunas estadísticas del fútbol micronesio:
Primer partido: Guam 3-0 Micronesia (1/6/1999).
Mejor resultado: Micronesia 7-0 Islas Marianas del Norte (12/7/1999).
Peor resultado: Micronesia 0-46 Vanuatu (6/7/2015, en Papua Nueva Guinea).
Último partido: Micronesia 0-46 Vanuatu (6/7/2015, en Papua Nueva Guinea).

Paul Watson durante un entrenamiento con los jugadores de Pohnpei.
Pero no todo está ligado a las derrotas. El fútbol micronesio buscó un despegue, de la mano del británico Paul Watson, quien a principio de esta década asumió el cargo de seleccionador nacional. Desde Pohnpei se dedicó a activar la competencia interna. Con el combinado de ese estado venció 6-2 a las Island All-Stars, en medio de un clima tormentoso. Sí, el nivel es pobre, pero la única manera de crecer es salir a competir. Encerrados en sus atolones de coral, será imposible progresar.
Vanuatu, Nueva Caledonia, las Islas Salomon y Fiji llegaron a pelear las instancias finales para meterse en la Copa del Mundo. En 2010, por primera vez un equipo de Papua Nueva Guinea, el Hekari United, ganó la O-League, el máximo torneo de clubes de Oceanía y disputó luego el Mundial de Clubes. Tahití y Fiji metieron a sus selecciones en el Mundial Sub-20. Y aunque las goleadas humillan y seguirán viéndose, jugar es el único camino.

En febrero de 2010, durante la asamblea anual del Comité Olímpico de los Estados Federados de Micronesia, en Pohnpei, se volvió a formar la Federated States of Micronesia Football Association, con nuevas autoridades. Es uno de los 9 estados soberanos que no son miembros de la FIFA.
Steve Finnen asumió entonces la presidencia y la FSM-FA inició su relación con la Confederación de Oceanía, aunque no es miembro, y tampoco de la FIFA, por lo que no puede participar en Eliminatorias. Sus partidos no son reconocidos por la entidad madre del fútbol. Tampoco está afiliada a la NF-Board ni la ConIFA, organismos que agrupan a los seleccionados no reconocidos por la FIFA. Sí fue admitido en la división Oceanía del Comité Olímpico Internacional, pero en virtud de la Carta del Comité Olímpico Nacional, no le puede dedicar fondos para el desarrollo del fútbol hasta que el órgano rector internacional (la FIFA) reconozca el programa. En consecuencia, el mínimo desarrollo del fútbol es resultado de donaciones del sector privado en los estados, y más recientemente, a través de la asistencia de la FSM-FA.
Este parcial reconocimiento olímpico le permite competir en los Pacific Games (Juegos del Pacífico), la gran cita deportiva de las pequeñas naciones oceánicas.

El trabajo del DT Watson se centró en amalgamar a los jugadores de las diferentes islas, a la vez que la nueva federación empezó a estimular el fútbol desde el nivel escolar. En 2015 Jeff Wuthel asumió la presidencia de la FSM-FA y, aun con una competencia mínima, se lanzaron al desafío de participar en la XV edición de los Pacific Games, en Port Moresby, capital de Papúa Nueva Guinea, su primera participación en un torneo bajo el ala de la OFC.
Micronesia (camiseta naranja) en el 0-38 ante Fiji.
Allí sufrió tres goleadas humillantes sin siquiera anotar un solo gol: 0-30 ante Tahití, 0-38 con Fiji y 0-46 con Vanuatu. En defensa de estos jugadores, dirigidos por el australiano Stan Foster, es necesario aclarar que la mayoría de ellos nunca había jugado un partido "en serio", jamás había pisado una cancha de once... Muchos, ni habían salido de la isla en la que nacieron.
En declaraciones a The Guardian, Foster puso en palabras la diferencia con sus rivales: "fueron partidos de niños contra hombres. Estamos en el kindergarten del fútbol, tenemos mucho que aprender. Cuando hicimos escala en Guam, muchos de estos muchachos vieron por primera vez en su vida un ascensor o una escalera mecánica".

El camino será largo y duro para los Estados federados de Micronesia, pero alguna vez tenía que empezarlo. El anhelo de los micronesios es llegar a ser reconocidos por la FIFA e inscribirse en las eliminatorias para la Copa del Mundo. Soñar no cuesta nada...
La selección de los Estados Federados de Micronesia en 2001.